EN ES
Escuchando el llamado del emprendimiento

Escuchando el llamado del emprendimiento

Aunque soñemos con algún día tener un negocio propio, nos pasamos parte de nuestra vida cuidando un “trabajito”y soñando con una “casita”; si, “”ito” e “ita” porque además, algunas veces lo que proyectamos lograr en nuestra vida es expresado en diminutivo.

Pero en algún momento de la existencia una crisis nos lleva a replantearnos lo que hemos logrado y también lo que queremos de nuestras vidas. En la mayoría de las entrevistas realizadas con hispanos emprendedores, ellos coincidieron en que su iniciativa de tener un negocio propio estuvo acompañado de dos circunstancias en particular:

  1. No estaban satisfechos con lo que estaba sucediendo laboralmente en ese momento alrededor de su vida
  2. Sintieron un llamado interior a buscar un camino diferente

De igual manera, me he encontrado con dos tipos de emprendedores; uno, el que vive esperando por el momento adecuado para dar el paso y dos, el que sigue su instinto emprendedor con determinación.

Cuando he hablado con hispanos emprendedores, del grupo uno, destacan que pasaron mucho tiempo soñando, esperando por el momento adecuado y con la esperanza que algún día lo iban a lograr. Pero, qué los detenía? Muchos de ellos afirmaron que el miedo a fracasar y la preocupación por la estabilidad económica de sus familias, los detenía en el intento.

Sin embargo, una situación adversa, como perder el empleo después de años y años de lealtad a su empleador, un ambiente laboral insostenible, una insatisfacción personal muy profunda, entre otros, los empujó al abismo del emprendimiento. Es una paradoja, el mismo temor con el que se resguardaron por años en sus trabajos estables para asegurar la estabilidad económica de su familia, es el mismo temor que les provee la fuerza, el ímpetu y el coraje para enfrentar los riesgos de desarrollar una idea de negocio.  

El camino del emprendimiento es retador e impredecible, pero está lleno de aventuras y satisfacciones. Lo que he encontrado es que las historias de emprendedores no se gestan solas; hay una serie de situaciones, personajes y condiciones que se dan alrededor de la vida de un emprendedor cuando finalmente se lanza al ruedo. En mi caso una crisis personal, un colega inspirador, un esposo incondicional  y una socia visionaria fueron claves en el proceso.

Como introducción a la sección de mi Blog Haciendo Negocios en el Exterior quiero compartir brevemente mi historia como emprendedora. Después de 4 años de haber migrado a Puerto Rico, cuando tenía un trabajo estable, en una buena compañía, con buenas condiciones laborales y un futuro interesante, nació mi segundo hijo. La vida me había dado nuevamente la oportunidad de ser madre en otro país, 10 años después de haber tenido mi primer hijo.

La mezcla de sentimiento por ser madre de nuevo después de tanto tiempo, en un país que no es el tuyo, me sumió en un conflicto entre el deseo de disfrutar ese bebe al máximo y continuar creciendo como profesional. Desafortunadamente, el ambiente publicitario en el que trabajaba me impedía llevar ambas metas balanceadamente. Yo salía muy temprano para mi trabajo, cuando el bebe aún dormía y regresaba muy tarde, cuando el bebe ya se había dormido. Sin embargo, 6 meses después de regresar de mi licencia de maternidad el universo comenzó a obrar para redireccionar mi camino.

Fue en este momento cuando  un jefe muy especial que tuve, a quien respeto y admiro profundamente, me llamo a compartirme sobre sus logros como consultor y me habló sobre todo lo que podía lograr trabajando por mi cuenta; mi esposo me reforzó, indicando que estaba dispuesto a asumir el riesgo económico en caso que no me fuera bien; y para completar la terna, una mujer espectacular que conocí en la agencia donde trabajaba, me insistía en que la calidad de mi trabajo sería altamente valorada y compensada en la industria.

Llevaba 6 meses en conflicto conmigo misma, entre mis deseos e insatisfacciones, cuando escuche mi voz interior y me lance al abismo. Al día siguiente de ser oficialmente desempleada, me quede en casa feliz de poder compartir con el bebe y me senté en frente del computador sin saber que iba a hacer con mi trabajo profesional. De modo que escribí; escribí mis metas, mis sueños, luego llegue a ideas, luego a estrategias, luego hubo un PPT oficial, vinieron alianzas, algunas muy exitosas, otras un poco tensas; comencé a tocar puertas, muchas no se abrieron, pero las que se abrieron comenzaron a forjar un camino de emprendimiento exitoso, con sus momentos difíciles, pero también con sus momentos de júbilo; 14 años después tengo un negocio de investigación de mercadeo, enfocado en mercado hispano en USA, el Caribe y Latinoamerica. De la mano de mi socia, esa mujer espectacular que conocí hasta 15 años y que insistentemente me incitaba a independizarme, hemos construido un bello negocio de servicio en el campo de la investigación de mercado distinguido por la pasión que le ponemos a nuestros proyectos, la calidad de la información que proveemos y el compromiso con nuestros clientes.  

Desde mi experiencia hay 5 estrategias claves que te mantienen relevante en tu mercado:

  1. Preparación e integridad   
  2. Cuidar de tu cliente como tu tesoro más preciado
  3. Dar siempre “la milla extra”
  4. No “copy & paste”
  5. Enfocate en la solución, no en el problema

Dedicaré un próximo artículo a hablar de cada una de estas estrategias. Por lo pronto, para formalizar la apertura de mi sección Haciendo negocios en el exterior mi socia será la primera hispana maravillosa que entrevistaré. Tienes que oir su historia; estaremos live por FB el en los próximos días, también podrás visitar mi canal de Youtube para escuchar esta historia de emprendimiento que inspira a retar la vida y conseguir lo que te propones.  

Sabias que…

Los latinos dueños de pequeños negocios son el grupo de emprendedores con mayor crecimiento en los Estados Unidos (Fuente: Cimini, USA Today, Mayo 23, 2020)

Y tú, ¿qué esperas para escuchar tu voz interior?

¡Hola!

Soy María.

¿Quieres saber un poco de mí y como comencé esta aventura?